miércoles, 7 de mayo de 2014

Espolón Adamelo al Mallo Pisón

Vía: Espolón Adamelo al Mallo Pisón
Zona: Riglos
Longitud: 180 m
Orientación: Sur
Grado: 6a
Equipamiento: equipada con bolts. Reuniones rapelables. 
Material: 10 cintas express.
Aproximación: 10 minutos desde el parking 
Fecha: 26.04.2014


El espolón Adamelo es una de las vías más fáciles de los Mallos. Se encuentra perfectamente equipada, sin estar sobrada de seguros, y el grado máximo está en un par de pasos de V+ y otro que bien puede ser de 6a. Se trata de una línea muy elegante que recorre el filo del espolón situado a la derecha del Mallo Pisón, y el recorrido puede complementarse con la cima del Pisón en tres largos más.
En esta mi segunda visita a Riglos repito con mi compañero de andanzas Juan "sin miedo", y se suma nuestra amiga Moira.
La idea era este sábado hacer la Galletas al Fire, pero nos bajamos por lluvia, y ya por la tarde, con la meteo algo mejor,  nos metemos en el espolón a Adamelo.
La vía empieza más bien por el centro del espolón, aunque va serpenteando y otra vía algo más a la derecha nos puede llevar a confusión. 

Adjunto una reseña muy buena que he encontrado, y fotos con alguna anotación adicional.



L1: entramos más bien por la izquierda, y luego con tendencia a la derecha, a buscar el primer bolt, situado en el primer resalte importante, a unos 8 m. Luego por placa agradecida de buen canto.



L2: al salir por la derecha nos encontramos con una panza que estaá entre el V+ y el 6a. A continuación otra más difícil, de 6a, la Panza del Pijo. Luego fácil.




L3: largo fácil de IV+ que progresa por la derecha del espolón.



L4: salimos a izquierda para buscar un pequeño desplome, la Panza del Cabrón, de 6a. Salimos ya en IV+ con algún aleje. Cuando llego a la R, comienzan a caer finas gotas de lluvia.



L5: aquí nos empezó el festival. Llegan mis compañeros a la R y ya aprieta la lluvia. Decido tirar para arriba. El largo es de IV+, pero la roca está empapada, y los seguros alejan. Subo con cuidado, y me tengo que desviar fuera de la vía para buscar terreno menos vertical, pero sin seguros. Al fin llego a la R.




L6: empapados yo, mis compañeros, y la roca, salgo con cuidado. Imposible evitar un tramo de IV, vertical, descompuesto y expuesto. Con sumo cuidado lo dejo atrás y ya fácil monto R al final a la derecha.



La foto es inevitable. 



Con optimismo y mayor actitud emprendemos la bajada por los rápeles del Mallo Pisón, a lo cuales accedemos siguiendo unos cables.





Un abrazo a tod@s,
    Jose