martes, 20 de mayo de 2014

Anglada-Guillamón a la Trompa de l'Elefant

Vía: Anglada-Guillamón a la Trompa de l'Elefant
Zona: Monsterrat - Sant Benet
Longitud: 125 m
Orientación: Norte
Grado: V+/A2e 
Equipamiento: semiequipada con espits y pitones.
Material: 14 cintas expres, friends hasta el 1# 
Aproximación: 40 minutos desde el Monestir
Fecha: 18.05.2014

Esta es nuestra segunda vía del día, y la segunda a la mole del Elefant, esta vez a la Trompa. Como adicto a las clásicas, convenzo a mi hermano para acabar el día con esta escalada. Y es que como buena Anglada-Guillamón, la vía surca la fisura más evidente de este trozo de pared, combinando diedro y fisura, para acabar con una preciosa placa en el último largo. A pesar de la longitud modesta de la ruta, es de aquellas que te dejan un buen sabor de boca, pues cada paso hay que trabajarlo, y todos los pasajes, en especial el segundo largo, son espectaculares.




Para acometer la vía, además del material diverso para vía semiequipada, es preciso llevar un cordino fino o un microfisu de cable para pasarlo por una pitonisa, en uno de los pasos más difíciles del Ae del segundo largo, que te permita llegar a un pitón lejano, justo antes del final.

La aproximación, la realizamos en dirección al refugio de Sant Benet, y tomamos el sendero que nos conduce a la ermita de Sant Salvador.  Antes de llegar a ella giramos a la derecha a buscar el inicio de la Trompa de l'elefant. Una vez pasada esta, seguimos y subimos la canal, desde donde vemos la fisura que empieza en un pequeño bosque colgado. 


Arriba, el bosque colgado.
Para llegar al bosquecito, hacemos una pequeña travesía de III durante unos 15 m, y montamos la R en un árbol.



El primer largo es un diedro de unos 35 m, de roca delicada en ocasiones, y donde tendremos que buscar ubicación para la colocación de seguros, pues solo tenemos 3 bolts y una sabina a mitad del largo. Después del último bolt, hay un paso delicado hacia la derecha, y luego vamos a buscar la R que está en la bauma.

El segundo largo es sensacional. Nos metemos en la chimenea, justo después de chapar un buril muy viejo. Después progresamos por la misma, mejor sin mochila o colgándola del arnés, en offwidth. Tenemos que progresar hacia afuera, pero sin salirnos de la chimenea, hasta alcanzar un pitón a unos 7 m. Más arriba, después de una falca y un bolt, tenemos un paso muy aéreo de V+ que impresiona lo suyo. A continuación ya seguimos la ristra de pitones, alguno dudoso, que nos permite progresar en A2e. Casi al final hay una pitonisa de buril, cuyo cordino corté debido a su estado lamentable, y pasé un microfisurero de cable muy fino por el agujero. Eso nos permite hacer un paso lateral muy largo hasta el último pitón, después del cual tenemos la R. En todo momento el ambiente es espectacular.




El tercer largo prosigue por la fisura, ya en V, protegida con dos pitones. Mas arriba giramos a izquierda, por roca delicada, para acometer una placa de roca excelente. Aquí nos podemos asegurar con un merlet, con el correspondiente nudo corredizo. Antes de la cima tenemos la R.



En resumen, vía clásica corta pero sensacional, con variedad de pasos, que deja un recuerdo imborrable.



Un abrazo a tod@s,
   Jose