domingo, 20 de octubre de 2013

CADE a la Roca 92

Vía: CADE a la Roca 92 
Zona: Montserrat - Agulles
Longitud: 165 m
Orientación: Norte
Grado:  MD+ (V+/A1)
Equipamiento: semiequipada con parabolts, buriles, clavos y falcas. Reuniones rapelables con parabolts.
Material: 20 cintas express, Camalots hasta el #3, semáforo de aliens, una plaqueta recuperable, estribo.
Aproximación: 30 min desde Can Maçana
Fecha: 19.10.2013

Vista de la pared Norte de Agulles
Escalar en Montserrat en otoño es especial. Mientras nos elevamos por sus paredes, divisamos bajo nuestros pies multitud de tonalidades en los bosques caducifolios. Si además lo hacemos en la pared norte de Agulles, donde la verticalidad es la tónica, la sensación es única.


Imagen idílica desde la tercera reunión
La vía elegida esta vez, a pesar de las reticencias iniciales de mi compañero Jose Soler, es la CADE a la Roca 92. Un prodigio de vía que sigue una fisura, la cual surca verticalmente la pared. Semiequipada, pero restaurada hace unos años, ha perdido parte del compromiso de antaño, pero debido a su carácter austero, la roca a veces mediocre, sus largos mantenidos de inicio a fin, y sus chimeneas de semiempotramiento, todavía impone. Adjunto reseña de A.G.P.



La aproximación es al principio cómoda, desde Can Maçana. Unos 150 metros antes de llegar a la Cadireta, se toma un corriol que sube directo, justo bajo la línea de la vía en la pared, reconocible por el tono blancuzco y el techo de la parte inferior. El sendero llega un momento que gira a izquierda, para, a través de unas cuerdas fijas,  llegar a pie de pared. Unos 30 metros a la derecha encontramos el pie de vía, donde hay un árbol cortado.


L1: Como siempre, para quitarme los nervios, quiero empezar primero. Así además me tocará el tercer largo, que es la guinda del pastel. Se inicia con unos metros en artificial equipado, y enseguida nos encontramos con el verdadero carácter de la vía, con unos pasos obligados en V+, en roca a veces delicada, y donde vamos combinando con algún paso en A1 si no queremos forzar en libre. Así consigo pasar el pequeño extraplomo a mitad del largo. A continuación se escala el diedro en libre, hasta llegar a un arbusto, y más tarde una falca dudosa, reforzable con el camalot #3, te protege de otro tramo vertical. Unos metros más arriba, a la derecha, se encuentra la R, muy cómoda. Han sido unos 45 m.




L2: abre Jose Soler. Hay un paso inicial extraplomado de 6a+que es posible trampear con un parabolt. Luego, sigue una preciosa escalada en diedro en V+ por una fisura de roca muy buena, protegida con 2 parabolts más. Poco después se alcanza la R2, a unos 15 m.


 

L3: el mejor largo de la vía me lo he quedado yo con premeditación y alevosía. Se inicia por el diedro evidente, en roca a vigilar constantemente, en V, hasta llegar a un parabolt. Luego se pone vertical, en V+, y en movimientos en oposición de piernas y moviendo los pies con precisión, vamos escalando este fantástico largo en libre, añadiendo algún seguro a los existentes. Llega un momento que lo evidente es semiempotrar la pierna izquierda en la fisura, que se ha hecho ancha, y en movimientos combinados con la pierna derecha, se alcanza otra fisura que sigue cerca a la derecha, hasta alcanzar un seguro. Ahora viene un tramo de artificial en A1e, o subir en semiempotramiento de 6b la ancha fisura que sube con tendencia a la izquierda. Cuando se acaban las expansiones, es obligado meter el cuerpo en la fisura que se ha convertido en chimenea. Con movimientos propios de reptil, se consigue avanzar, y más arriba, ya con más espacio, se sube en oposición. Es posible asegurar con un R intermedia y con algún alien. Largo cinco estrellas. La R está a unos 45 m.








L4: Hay que travesear a la izquierda unos 8 metros, hasta llegar a un diedro fisurado. El tramo que sigue es de 6a+, equipado con 3 parabolts, aunque es posible reducir el grado obligado con alguna pieza adicional. Los pasos desploman, pero el canto es sensacional. Más arriba sigue en V/V+, semiequipado, y con roca a vigilar, hasta una chimenea. Aquí me encuentro con la minimochila que ha dejado Jose en un seguro. Se sube encastando el cuerpo hasta un buril, luego otro bolt, y más tarde en oposición por la chimenea. Otro largo cinco estrellas. Han sido unos 45 m.



 

Hemos hecho una de las mejoras vías de fisura y diedro de todo Montserrat, y no podemos estar más contentos. Además he vuelto a escalar con mi viejo amigo de batallas, Jose, con el que me cuesta ahora demasiado coincidir. A ver si te sueltan más !...



Bajando, nos encontramos a unas cabras salvajes, en esta bonita postal.



Un abrazo a tod@s,
    Jose