martes, 5 de noviembre de 2013

Electric Ladyland a la Paret del Aeri

Vía: Electric Ladyland por la Pany-Farrera a la Paret de l'Aeri
Zona: Montserrat - Paret de l'Aeri
Longitud: 100 m + 180 m
Orientación: Norte
Grado:  MD+ (V+/A1)
Equipamiento: semiequipada con parabolts, buriles y pitones.
Material: 16 cintas express, semáforo de aliens, juego completo de friends hasta el Camalot #3 y estribo. 
Aproximación: 30 minutos desde Santa Cecilia
Fecha: 01.11.2013


Mi segunda ascensión a la Paret de l'Aeri empieza con una petición desesperada para encontrar compañero de escalada el viernes de Todos los Santos. Tengo ocupados el sábado y el domingo, pero estoy deseando caminar verticalmente otra vez después de 4 días de descanso. Albert Cogul sale en mi ayuda. Después de un período de convalecencia, está otra vez activo, y aunque físicamente no está al 100%, su motivación es máxima. No lo conozco personalmente, pero esto del Facebook es la bomba. Por teléfono me sugiere la Electric Ladyland, entre otras vías. No lo tengo claro. Tenía pensado hacer algo más relajado. Convenimos decidirlo mañana en Santa Cecilia.
Me voy a dormir, pero la suerte está echada. El mágico nombre ha sido pronunciado, y en mi cabeza ya lo estoy escalando. Además hacía meses que quería escalar con Albert, un pedazo de escalador, y mejor persona me habían dicho.



La Electric Ladyland es una de las mejores vías de Montserrat. Fue abierta en 1.978 por Armand Ballart, Josep Carbonell, Joaquin Prats y Francesc Queralt, y recorre parte de la pared más impresionante de todo el macizo, discurriendo por fisuras, travesías, placas y diedros, y regalándonos una bella sucesión de largos, ninguno fácil. Hay que destacar el cuarto largo, uno de los más bellos de todo Montserrat, con una increíble fisura de V/V+ que con casi 20 m debe superarse en una espectacular y aérea bavaresa, y en la cual solo tenemos un buril a mitad de la fisura. 
La entrada a la vía debe realizarse por otra vía histórica, la Pany-Farrera, abierta en 1.941, de unos 100 m, y que no debe despreciarse, pues resta poco equipada y la roca es delicada.



Así que a las 8:00 h me encuentro con Albert en Santa Cecilia, y acepto su propuesta. Tomando el camino equipado que nos conduce a la pared, en poco más de media hora nos plantamos a pie de vía de la Pany-Farrera. Como buenos compañeros nos repartimos los largos, y le pido empezar yo, que me va bien para quitar nervios.

L1: el primer largo discurre por el diedro, y aunque es algo matojero, la escalada es elegante y obligada, con algún paso de V+. Sólo por el hecho de estar en el Aeri, las emociones se multiplican. Un parabolt y un par de pitones constituyen el equipamiento fijo de este largo de 45 m.





L2: sale Albert por el diedro, algo sucio, pero fácil de escalar en V-. Unos metros más tarde hay que salir a la placa de manera forzosa, a buscar un bolt en un paso de V+. Seguimos por diedro hasta que este se cierra y tenemos que subir por una bella chimenea, alternando en ocasiones la placa de la izquierda, hasta encontrar la R a unos 40 m. El largo está semiequipado con bolts y pitones.




L3: en el último largo de la Pany-Farrera, seguimos en diedro-chimenea, hasta que éste se cierra y buscamos salida a la izquierda por la placa en V. A unos 20 m tenemos la R3, en la mítica Plaça Catalunya. El largo se encuentra semiequipado con bolts.




Hemos tardado apenas 1 hora en esta tramo. Parece que la compenetración con mi nuevo compañero es buena. Aquí empieza la Electric Ladyland, aunque seguiré con la numeración de los largos de escalada.

L4: le da Albert. Sale a la derecha, pues la salida recto es expuesta, por el pequeño muro que sube entre los árboles. Se protege bien con sabinas. Al llegar a la feixa, se sube recto y luego por la izquierda de una pequeña lastra, bien protegida y protegible. Luego se vuelve al diedro, mantenido en V/V+, con un paso de 6a. Aquél equipamiento es variado y a veces vetusto, y es conveniente reforzarlo con alguna pieza. La R está a unos 35 m.



 

 L5: ahora me toca a mi. La salida es delicada pero enseguida se pone franca por el diedro. Éste sigue semiequipado con bolts, y poco a poco se va poniendo más vertical. Voy metiendo friends allá donde el aleje es grande, y superando el largo en oposición. Espectacular. Ya muy arriba aprieta más, V+/6a, hasta que alcanzas una sabina, y luego un tramo de 6b o Ae según el gusto. La R la monto a unos 35 m, debajo del techo rojizo. El ambiente es espectacular. Albert comenta: "Siempre he soñado estar aquí !, debajo de este techo.".





El L6 lo ataca Albert. Es un corto tramo de artificial de unos 20 m, prácticamente equipado. Hay que alcanzar un pitón un poco lejano, e ir traveseando el techo por debajo, chapando las piezas de todo tipo que encontramos: pitones, buriles, puentes de roca,...Antes de llegar al único parabolt, hay un paso muy largo que Albert protege con el alien verde, y con la ayuda del estribo, alcanza el bolt. Ya en vertical hacia arriba se encuentra la R a pocos metros. Oigo como Albert grita: "Ya veo la bavaresa!...vas a flipar". Tardo un rato en empezar de segundo porque Albert está montando su guíndola, pues la R es totalmente colgada y va a estar rato allí. Debajo nuestro hay un vacío no apto para novatos. 





L7: lo que veo es bestialmente estético. La gran lastra a nuestra derecha se alza desafiando la gravedad en el vacío del Aeri. Una larga cicatriz separa la lastra de la pared a su izquierda. Según he leído solo hay una expansión en los 20 m de la fisura. Inicio el largo en Ae traveseando a la derecha con un vacío imponente para alcanzar a unos 5 m la fisura, y comienzo a escalarla. Al principio es muy fácil, las manos se agarran fuerte en bavaresa, y los pies son siempre buenos. Doy un leve golpe a la lastra; ésta resuena como un tambor. Mejor no lo vuelvo a hacer. Consigo divisar a lo lejos la expansión. Poco a poco progreso, hasta llegar a un reposo muy bueno donde consigo colocar un Camalot 3#. Pero al probarlo noto como la roca vuelve a vibrar. Mejor no caerse. Ahora la fisura se pone más vertical y tira hacia atrás, en V+. Antes de llegar al seguro intento poner algo, pero el tramo es tan atlético que prefiero no agotarme y prosigo. Al final el seguro es un buril en buenas condiciones, pero un buril. Más relajado llego al final de la lastra. A continuación sigo a la izquierda en Ae durante unos 10 metros, y casi al final consigo estrangular un buril sin chapa. La R la monto a unos 35 m, después de un largo apoteósico con una de las mejores bavaresas de todo el macizo.





 


 L8: se trata de una placa que acomete Albert, bastante dura (6a+) y con roca mediocre. Aquí los parabolts abundan, y Albert no duda en este tramo de tirar de las cintas. Estamos casi al final y no se trata ahora de hacerse daño. Más arriba la roca mejora y el grado afloja, con escalada en libre en V. Veo como Albert se mete en un diedro hasta llegar a un pequeño extraplomo. Dado que los cordinos de los pitones no son de su agrado, protege el paso con un friend y supera el paso. Monta la R a unos 30 m.

Obra de arte en la R8


 
 

 L9: es un largo de trámite de III. Hay que salir a izquierda. A la mitad hay una R de buriles, que obviamos, y más tarde se llega a un pequeño diedro muy descompuesto pero muy fácil que se supera. Se monta la R en un árbol a los 30 m.




Hemos tardado unas 5 horas y media en hacer este pedazo de vía, y encima acompañado de este otro pedazo de escalador. Y ahora puedo confirmar que mejor persona.  Gracias Albert !...



Un abrazo a tod@s,
    Jose