viernes, 8 de noviembre de 2013

Anglada-Cerdà a la Boleta Foradada

Vía: Anglada-Cerdà a la Boleta Foradada
Zona: Montserrat - Frares Norte
Longitud: 160 m
Orientación: Norte
Grado:  MD+ (V+/A2e)
Equipamiento: semiequipada con parabolts, buriles, pitones y falcas. 
Material: 20 cintas express, semáforo de aliens, juego completo de friends hasta el Camalot #3,  y estribo. 
Aproximación: 30 minutos desde Can Maçana
Fecha: 03.11.2013


Avanzado el otoño, quedan pocas semanas para apurar las paredes Norte de Montserrat sin pasar demasiado frío. Es por tanto una buena oportunidad para probar una vía que mucha gente me ha recomendado, la Anglada-Cerdà a la Boleta Foradada, en plena cara N de Frares. Será mi tercer día de escalada consecutivo, en esta minimaratón que me he regalado este largo fin de semana.

Mi compañero es en esta ocasión un amigo del club de Cordada, con el que nunca me he encordado, Joaquim Torres. Sólo ha escalado una vez en cara N, y nunca en Frares, y estoy seguro que va a ser una experiencia "interesante" para él.



Puedo decir que después de escalarla, la Anglada-Cerdà es una joya de vía, con cinco largos espectaculares. El ambiente es típico de cara N, austero, sombrío, con equipamiento a veces delicado, verticalidad absoluta y roca en ocasiones mediocre. A destacar el tercer largo, una increíble fisura de 35 m que se escala en bavaresa y mantenida en el V+, con roca excelente, asegurada entera con tacos de madera.




Aproximamos desde Can Maçana, y pasada la Cadireta, tomamos el Coll del Port. Pronto divisamos nuestra aguja. En un momento vemos un corriol que sube directo. Al final de éste, una pequeña travesía a derecha nos deja en pie de vía. Nosotros hicimos un minilargo de 10 m para acceder a la R0, pues aunque es fácil en III, está muy roto. La R0 son 2 buriles en no muy buen estado.


L1: el primer largo se puede definir como salvaje. Duro, comprometido, prácticamente desequipado y roca delicada. A pesar de todo ello es de una belleza innegable, y con una gran variedad de tramos de escalada. Dado que Quim nunca ha escalado este tipo de terrenos, empiezo yo. Salgo hacia la evidente chimenea que tenemos enfrente. El inicio es bastante duro, en V+, y la roca no es de fiar. Subo empotrando brazo y pies en dos grandes fisuras, y coloco alguna pieza grande. El terreno se suaviza y subo ora en oposición ora en chimenea apoyando espalda. De seguros de momento ni rastro. Cuando he agotado casi todas las piezas grandes, chapo un pitón anudado con una falca. El terreno se vuelve a poner difícil y coloco la última pieza grande. Más arriba una falca sin cordino imposible de chapar. Otra vez en oposición y al final en chimenea, con piezas medianas. El terreno en la salida muy roto. La R, de un espit, está a unos 40 m y el largo está equipado con 1 pitón. Muy espectacular.



 


L2: Ahora le toca a Quim. Sale en terreno fácil caminando hasta llegar al diedro fisurado. Al principio es fácil, en IV+. Poco a poco el terreno se inclina (V) en la misma medida que la roca mejora. Chapa un clavo y escala dos pasos algo más duros (V+), pero bien protegido y/o protegibles. La fisura es excelente, las manos y friends entran a caldo. A los 15 m hay una expansión, y más tarde el terreno continua en V. Se llega a una R de 2 parabolts a los 30 m.


 

L3: si el anterior largo es para disfrutar, este que me toca no tiene desperdicio, y es uno de los mejores largos que he escalado en Montserrat. Se trata de una fisura que se escala en bavaresa desde el primer al último metro, y que progresivamente va ganando en verticalidad y dificultad. La fisura está completamente equipada con falcas de madera, alguna de dudosa robustez. Cuando comienzo me doy cuenta de la calidad de la roca en este largo, y voy ganando metros con soltura. Las manos entran a cañón, y es posible colocar anclajes intermedios. Conforme voy subiendo el cansancio se deja notar y ya al final me tomo un respiro y descanso en una de las falcas. Arriba de todo la fisura extraploma levemente  (6a?)  pero llego rápidamente a la reunión de parabolts. Largo 5 estrellas.







L4: este largo es enteramente en artificial, excepto algún paso en libre. Tan espectacular como fácil, porque en ningún momento hay que poner pieza alguna, y en general los seguros no alejan mucho. Eso sí, el equipamiento es diverso (falcas, pitones,buriles, bolts, puentes de roca) y algún seguro es precario. Primero se supera un fuerte extraplomo en A2e, y más tarde una escalada en A1e nos deposita en una R totalmente colgada. Mientras aseguro a mi compañero, ambos nos regalamos unas fotos espectaculares en el filo del espolón final.

 
 
 


 
L5: este largo lo escala Quim. Se sale en libre en V hasta continuar en A1e por la línea de expansiones, compuesta de buriles intercalados con bolts. La R está a unos 30 m, a pie de la bola que corona la Boleta Foradada.



 
 

Buena vía, clásica 100%, con un nuevo compañero de escalada. A ver si repetimos, Quim !...

 

La bajada se realiza pasando la boleta por su izquierda, donde es posible proteger con un buril, y luego a derecha un corriol para alcanzar el camino de Frares. 

Un abrazo a tod@s,
    Jose