martes, 17 de mayo de 2016

Son de la Llarga al Pollegó Est

Zona: Montserrat - Vinya Nova
Longitud: 120 m
Dificultad: MD+, 6b/Ae (V+/Ae)
Orientación: Sureste
Semiequipada con espits y pitones. R's con un al menos un bolt
Material: 16 cintas, aliens, friends hasta el 3#, fisureros, estribo
Aproximación: 1 h
Fecha actividad: 09.04.2016
Apertura:  J. Rovira y A. Darder

 
 Aunque nuestra primera intención era escalar en Gorros, una vez en el Monasterio y viendo el viento y frío que nos va a acompañar, tomamos rumbo a una zona menos expuesta, a la cara Sur. Mientras nos dirigimos a Vinyanova, Jose S. y Moira van haciendo propuestas, hasta que sale el nombre de Son de la Llarga, en el Pollegó Est. Los Jose's queríamos algo tranquilito pero a Moi hoy le va la marcha y quiere algo guerrero. La vía está semiequipada con espits, algún pitón  y los bolts del primer largo.  Como son cuatro largos, esperamos acabar pronto, aunque seamos cordada de tres. Pero la aproximación es larga e incómoda, y después de pasar por el pie de vía de la Tierra de Nómadas, tardamos casi una hora en llegar al inicio de nuestra vía. Adjunto el croquis de Romantic Guerrer, siempre muy preciso en los grados. 



Un escalador ha empezado la vía en solitario. Albert se llama, y muy amable, propone hacer dos cordadas, a lo que aceptamos.  Jose irá con él y y Moi conmigo.
 
Hacemos el primer largo, algo roto al principio, pero equipado con 3 bolts, los únicos de progresión en la vía, hasta llegar a una repisa.

 
Al segundo largo le da Moi. Como se nos ha hecho tarde, nuestros compañeros de la primera cordada nos han dejado cintas puestas para ir más rápido.  El largo debe ser duro todo en libre, 6b he leído, y los dos primeros espits, los del Ae "obligado", están muy deteriorados, sobre todo el primero, que está medio salido, aunque
Luego mejoran. Nosotros  hemos hecho casi todo el largo en A0 o A1, pero con alguna salida en libre. 
 


 
  
El tercer largo tampoco está regalado. Es un diedro de V/V+ con algún tramo de roca a vigilar, y semiequipado, aunque las posibilidades de autoprotección son buenas. 


 El cuarto largo continúa el diedro anterior, pero esa vez combinando la escalada en oposición con semiempotramiento de cuerpo. Aquí también podemos proteger el largo a gusto del consumidor. Los últimos metros son una agradable trepada de IV hasta la R.


 
Llegamos al final de la vía muy contentos. Quizás no es un viote porque no tiene metros suficientes, pero el itinerario es magnífico.


 
Un abrazo a tod@s,
    Jose