miércoles, 2 de septiembre de 2015

Ober Gabelhorn

Zona: Alpes - Valais
Altura: 4.063 m
Ruta: arista EsteNoreste
Dificultad: AD, IV y 45º
Desnivel: 800 m
Material: cuerda simple de 40 m, friends y fisureros, dos tornillos de hielo, piolet y crampones
Aproximación: 4 horas y media hasta refugio Rothorn
Fecha: 11.08.2015


El mal tiempo en Chamonix nos obliga a buscar otros objetivos cercanos. Y el Ober Gabelhorn en Suiza siempre ha sido una de mis debilidades. Como muchos sabreis, es uno de los cuatromiles más bellos de los Alpes, y su cara Norte quizás una de las paredes de nieve más atrayentes de la cordillera. Su estructura de pirámide casi perfecta con su manto de nieve perpetuo fija las miradas de todos los montañeros que se acercan a Zermatt. Jose S. y yo tenemos la intención de ascender la cumbre por su arista Este Noreste, la ruta normal de ascensión y la que también se utiliza generalmente para el descenso.



Aparcamos en Tasch y después de coger el tren salimos de Zermatt hacia el refugio Rotorn. Hoy no daban buena meteo y seguramente mucha gente esperará un día más para subir al refugio, pero esperamos no mojarnos y que no nieve en altura. Poco a poco ascendemos y en un par de horas llegamos a Trift, punto intermedio de la aproximación.


Momentos después una débil llovizna nos va impregnando de agua a ratos. Entre claros momentáneos vemos las cumbres tapizadas de nieve reciente. Seguramente la ascensión de mañana dará un poco más de guerra de lo que pensábamos.Ya en la morrena final divisamos la mole del Matterhorn. Está totalmente cubierto de nieve. Al cabo de cuatro horas llegamos al refugio,



Con el cambio de divisas los precios en Suiza se han disparado, y vemos con sorpresa que la media pensión nos sale a 75 € !... También nos sorprende la hora del desayuno: Las 4:00 de la mañana !...No esperábamos salir tan tarde, pero es lo que hay, y para todo el mundo.


A las 3:45 suena el despertador, y ya a las 4:45 salimos encordados, pues el glaciar está a apenas a dos minutos del refugio. El cielo está absolutamente estrellado y no hace nada de frío. Con nosotros salen tres cordadas más. Mientras progresamos por el glaciar la claridad aumenta poco a poco y vamos divisando las montañas que nos envuelven. Una importante rimaya la pasamos por la derecha y poco después llegamos al hombro que da acceso a la arista, que está blanca con nieve reciente. No nos quitarremos los crampones hasta que volvamos al refugio.


Después de unos 100 m de trepada llegamos a un importante muro, de IV, pero con una maroma para facilitar el acceso. Una cordada que nos precede, un par de suizos, se baja de la maroma y opta por un camino alternativo para salvar el escalón, más fácil pero más expuesto. Jose S. le da al muro, pero la maroma no sigue el definido diedro y resulta más complicado de lo que pensábamos. Además, la roca está fría. Llega a una R en una arista de roca. Luego salgo yo en travesía en un corto largo de III+.



Ahora las dificultades se suavizan y progresamos más rápido. La pareja del guía francés y su cliente inglés van a toda pastilla y ya los hemos perdido de vista. Vamos remontando las pendientes mixtas hacia el Wellenkuppe.




Ahora llegamos a otro muro seco de III que superamos en tres largos.


Y por fin las pendientes nevadas del Wellenkkupe, que alcanzamos a las 3 horas de actividad. En principio estamos a casi la mitad de la ascensión, aunque esta cima esté a 3.900 m. Descendemos una pendiente nevada y enseguida alcanzamos el pie del Gran Gendarme, enorme roca que custodia el acceso a la arista somital. Aquí hay otra maroma que facilita la subida, pero la escalada  es más sencilla. En un par de largos llegamos arriba. 


Una breve trepada por cresta y un destrepe delicado nos deposita otra vez en la arista nevada. Progresamos al ensamble por pendiente algo mantenida hasta que llegamos a las primeras dificultades de la arista. Me siento muy cansado y no me importa que Jose abra lo que queda de arista. No sé qué me pasa, o no he aclimatado bien, o la escalada a la Sur de la Meije me ha dejado tocado,...o simplemente estoy más flojo de lo que me pensaba.

Ahora vamos a largos todo el rato, con tramos de III y muy aéreos. En uno de los largos vemos el tramo de fisura en bavaresa de IV que había leído. Le da Jose, y lo pasa con algún apuro porque la fisura es tan ancha que no se puede proteger. Cuando voy yo veo que prácticamente no hay pies y que esto debe ser más fácil cuando está todo seco y sin crampones, algo en adherencia.


Otro largo de bavaresa, algo más fácil, y luego tres largos más, ya sin complicaciones, aunque a cada R llego resoplando.


La última trepada la hago yo hasta la cima, que no se diga que no he colaborado en la parte final...jajaja...Son las 11:30 h. Nos ha parecido algo más difícil de lo que nos pensábamos. Y ahora queda bajar, que no será rápido. 


De las cuatro cordadas que han salido del refugio, solo hemos llegado nosotros y el guía francés con el cliente, otra ha llegado a la Wellenkuppe y la cuarta no sabemos. Comenzamos a rapelar con nuestra cuerda simple de 40 m, por lo que vamos de 20 en 20, pero vamos rápido y al grano. 



El gendarme lo destrepamos al ensamble por la maroma y rápidamente perdemos altura. Aún así, tardamos cinco horas en llegar al refugio. 



La paliza la completamos bajando a Zermatt, bajando en tren hasta Tasch y haciendo vivac en un área de descanso cerca de la autovía, después de una buena pizza con cerveza.

Un abrazo a tod@s,
    Jose