viernes, 11 de septiembre de 2015

Mosquitos a la Visera

Zona: Riglos
Longitud: 235 m
Orientación: Sureste
Grado: MD+, 6b (6a/Ae)
Equipada con bolts.
Material: 16 cintas, friends hasta el 2# y semáforo aliens
Aproximación: 20 min 
Fecha: 06.09.2015


Llegamos a Riglos el sábado con la intención de hacer la Mosquitos a la Visera, superclásica de la zona, y la más fácil de este mallo. Pero ha llovido el dia antes y la parte superior se ve muy mojada, por lo que lo dejamos para el domingo. La vía por supuesto, nos ha encantado. Aunque la roca está bastante sobada, todos los largos son buenísimos, el ambiente de verticalidad es absoluto, y la distancia entre seguros te hace escalar, aunque en los diedros se puede complementar con friends medianos. La llegada al trono es espectacular, y el largo de después el más difícil. Además, ver a cordadas de cerca escalando vías como la Zulú Demente, te invita para volver a la Visera más fuerte y más motivado si cabe. 


El sábado por la tarde vemos una cordada que empieza el primer largo de la Mosquitos hacia las siete (estarán probando para el día siguiente ?), pero ya de noche divisamos sus frontales en la tercer reunión; está claro que tienen previsto hacer vivac. Nos levantamos temprano en el refugio de Riglos para ser los primeros y ya a las 9:00 estamos a pie de vía. Adjunto algunas fotos de la escalada.


L1: no tan fácil como pensaba, pero como todos, muy bonito. Hay que llegar a un puente de roca, entrando algo por la izquierda de la vertical del diedro. Luego algunos bolts nos protegen, con cierto aire entre ellos, la escalada del diedro. Un paso puntual de 6a a mitad del largo y el resto V/V+.



L2: un largo con un diedro en V+/6a precioso y fácilmente protegible, nos deja, después de una breve pero aérea travesía, en una cómoda repisa.

L3: único largo de  trámite de la vía, en IV, algo expo al principio. Nosotros nos saltamos una R a unos 20 m, para llegar a otra R en una gran y cómoda repisa, casi a los pies del segundo diedro. En esta plataforma es donde durmió la cordada que vimos escalando el día antes desde el pueblo.


L4: otro fantástico diedro de excelente roca y en V+.


L5: quizás el largo estrella. Casi todo en placa y grandes bolos, para al final llegar en travesía espectacular de 6a al Trono,  una gran piedra adosada a la pared donde está la cómoda R5. Aquí leímos que se podía escapar haciendo un pequeño rápel y tomando una vira. Coincidimos con la cordada del vivac, que van algo lentos por el petate que llevan.





 L6: otro largazo, demasiado duro en libre para nosotros. Obligado yo diría que 6a+. Juan lo intenta en libre pero acaba haciendo algún A0. Al final del largo hay dos desplomes, el segundo de ellos de 6b según todas las reseñas, pero creemos que es más.


L7: nosotros encontramos este largo todavía algo mojado. Abstenerse escalarlo si ha llovido el día antes. Una panza de 6a, luego travesía de V+, otro muro de 6a y luego fácil hasta la última R. Sólo queda una trepada de III de unos 40 m.



La cordada del vivac, nos invita a vino riojano de la bota que llevan. Aceptamos gustosamente. La bajada la realizamos en travesía hacia el Norte y luego hacia el Este siguiendo hitos.


Un abrazo a tod@s,
    Jose