domingo, 29 de septiembre de 2013

GAM a la Paret dels Diables

Vía: GAM a la Paret dels Diables
Zona: Montserrat
Longitud: 325 m
Orientación: Noreste
Grado: 6a/A3e
Equipamiento: semiequipada con parabolts, buriles y pitones. Reuniones rapelables.
Material: 18 cintas, juego de friends grandes y medianos, semáforo de aliens y dos estribos.
Aproximación: 1 hora desde Santa Cecília 
Fecha: 28.09.2013


Cuando desde Monistrol se divisa la pared dels Diables, en la cara Norte de Montserrat, es imposible apartar los ojos de la misma y divisar los grandes extraplomos que protegen parte de la pared en su mitad. Su color rojizo resalta aún más la naturaleza de esta composición fantástica, en este inmenso océano de conglomerado vertical que es Montserrat. La GAM a Diables fue la primera vía que atacó esta parte de la pared, en el año 1.970, y figura entre las grandes escaladas de Catalunya. Fisuras, diedros, techos y placas jalonan este intrépido itinerario en esta inmensa pared de formas imposibles. 


La vía consta de tres partes bien diferenciadas. Una primera compuesta de cuatro largos en diedros de dificulta moderada. La segunda en 2 o 3 largos (al gusto) de artificial para salvar el gran extra-plomo y el techo. Una tercera donde los dos primeros largos discurren en diedros muy difíciles. En esta tercera parte escaparse es muy problemático, pues un rápel directo nos deja en el vacío, y la retirada solo puede ser hacia arriba. Por ello la escalada sólo debe acometerse cuando la cordada completa tiene el nivel más que suficiente en el grado del itinerario y la meteorología es lo suficientemente segura.


Moira y yo intentamos la vía hace años, pero ésta estaba por encima de nuestras posibilidades, con lo que nos bajamos en el segundo largo. Ahora es diferente, y ambos creemos que es el momento, pues ya llevamos unos meses escalando algunas vías juntos y nuestro nivel en vía clásica ha crecido desde entonces.

Quedamos bien pronto y a las 7:30 ya estamos en Santa Cecilia. El cielo está algo amenazador y hay previsión o riesgo de alguna gota de lluvia hacia las 14:00. Quizás no es el mejor día para esta vía, pero nuestra motivación es máxima. Comentamos que tomaremos la decisión justo antes de acometer el techo. Si le entramos entonces la suerte estará echada. Después de 30 minutos por el camí de l'Arrel nos desviamos a la derecha subiendo una canal  (hito en la entrada) y 30 min más tarde estamos a pie de vía. El día parece que mejora y algún rayo de sol ya toca la imponente pared de Diables.


Esta vez cambiamos turno y es ella quien empieza. Sube con rapidez. Se trata de un largo no muy complicado que empieza muy sucio y roto para luego,con un paso difícil, travesear a izquierda esta vez bien protegido con bolts. Son unos 35 m, con máximo V+, y 4 parabolts y un clavo. Es posible enlazar 2 sabinas.


El siguiente largo, que me toca abrir, es uno de los mejores de la vía. Aunque se inicia bastante roto, pronto coge el marcado diedro fisurado situado a la izquierda. Empiezo los primeros metros con suavidad, pues todo se rompe, pero al llegar al árbol, que enlazo, la roca se vuelve excelente. Chapo un clavo, luego otro después de un paso difícil, y más tarde, en técnica de oposición voy remontando el diedro, semiequipado pero perfectamente protegible con friends, disfrutando a cada paso. La R está al lado de una pequeña cueva. Son unos 40 m de V/V+.


 
   

El tercer largo se inicia a la izquierda y comienza con unos metros de A1e. Luego se sale en libre en V, otra vez en diedro semiequipado, con pasos otra vez elegantes. La verdad es que estamos disfrutando, y estamos sufriendo poco o menos de lo esperado.

 

El cuarto sigue en diedro. Al entrarle me lío y no sé como empezar. El paso se supone que es de V pero me cuesta lo suyo hasta chapar un pitón. Luego sigo en oposición, chapo otro pitón y la cosa se pone tiesa. Consigo poner un friend, pero recto no me lo veo. Traveseo un poco al espolón de la izquierda y luego vuelvo a la derecha, tras proteger con un friend. Al fin chapo un bolt, luego un pitón hasta llegar a la cuerda fija que por terreno roto me lleva a una R en una terraza muy cómoda. Miro el cielo, que ha sido devorado por nubes amenazantes. Una espesa humedad nos envuelve. Pero la decisión es clara. Seguimos arriba.

 


El siguiente largo lo abre Moira y es el primero de los tres largos de artificial para salvar los extra-plomos. Se inicia en IV y al poco tiempo subimos en A1e hasta llegar a un punto de libre muy difícil (?). Moira al fin ve el rabo del buril petado, pero...se ha dejado, o no le he dado, las plaquetas recuperables. Tampoco los fisureros, con uno de los cuales podría estrangular el buril. Encima no lleva ningún cordino fino. Acaba bajando hasta la R y le paso el material necesario. Fácilmente hace el paso e inicia el A2e del extra-plomo, más espectacular que difícil, hasta llegar a la R5 debajo del techo.


 
 

Encima nuestro vemos el enorme techo rojizo, que nos devuelve a una época pretérita de la escalada en Catalunya, donde el material residente no eran más que buriles, falcas y pitones. Inicio el largo flanqueo de V/A0, muy fácil, hasta llegar a la R6, que me salto para encadenar el siguiente largo, que discurre por el techo. Aunque los seguros están cerca, hay que moverse con suavidad, pues hay que confiar en algún que otro buril. El vacío debajo de mis pies impone, y prefiero mantener la vista en los seguros. Con algo de dificultad salvo el labio del techo y llego a la R en escalada fácil. Han sido unos 35 m de A0, A3e y IV+.

 





El frío ha aumentado y no hay tiempo que perder. Las nubes son cada vez más amenazantes. Sale Moira arriba como un tiro con un par de pasos en A0 de dos bolts. Luego dos pitones más y otro bolt marcan el camino primero por el diedro y más tarde en travesía a derecha. Ahora viene otro diedro a equipar con una fisura perfecta para los aliens, pero....están en mi arnés. Después de una complicada maniobra con las cuerdas, pues ella no está en mi vertical,  consigo pasarle el material por segunda vez. Llega a la R8 después de 35 m de V, al pie de otro diedro.




Lo que veo encima no parece fácil. Ya había leído que las mayores dificultades estaban después de los techos, en especial en este largo. A la vista se ven tres parabolts, pero bastante alejados. Menos es nada. Salgo decidido. Chapo un pitón, aunque llegar al primer bolt cuesta. El segundo se ve muy lejos. Consigo proteger los metros con tres friends, pero la escalada es obligada en V+/6a. Al fin llego al segundo bolt, y después de unos metros también difíciles y poco protegibles chapo el tercero. Encuentro una R de bolts que me salto y sigo por el diedro situado encima. De los pitones que espero encontrar y que aparecen en diversas reseñas solo encuentro uno. Habrán sido los talibanes ?. Escalo el diedro, muy atlético y mantenido en el V+. Un puente de roca está situado a mitad del diedro, luego limpio hasta la R9 bis (por encima de la R9 de la reseña adjunta). Han sido unos 35m.



 

El siguiente largo es mucho más fácil y discurre por placas tumbadas. Se sale recto a cazar un bolt, luego otro más lejos, ligera travesía a derecha, otro bolt, y una pila de metros hasta llegar a la R10. Unos 45 m de IV.

 

El último largo consiste en una breve trepada de III+ en roca a tramos delicada. Y llegamos a la cima de la pared. Son las 17:30 h. Hemos tardado unas 8 horas.



La niebla nos envuelve y hace frío, pero hemos tenido suerte con la meteo. 


Para descender seguimos unos hitos por el filo dirección norte, hasta llegar a un pequeño destrepe, que nos deposita en un colladito. Bajamos por un "corriol" a la derecha, y lo seguimos pegados  ala pared de la derecha. Al final llegamos al collado entre Diables y Patriarcas, en un cruce de caminos. Cogemos el que baja a la derecha, dirección Sur, que nos llevará por una gran canal. El camino, a veces fitado, hay que seguirlo más bien por la izquierda de la canal, hasta llegar al camí de l'Arrel, que nos lleva hacia el Oeste hacia Santa Cecilia.

Esto es todo. Un abrazo a tod@s,
   Jose
   www.cordada.org