jueves, 27 de abril de 2017

Les Filles de la Monta

Zona: Quayras - Brainçonnais
Longitud: 300 m
Dificultad: II, 4/4+
Orientación: Norte
Aproximación: 15 - 30 min
Fecha actividad: 12.02.2017


 


En nuestro segundo día por Ceillac, con Juan, Xavi y Uri, elegimos una vía cerca del pueblo de Aiguilles, Les Filles de la Monta, una cascada de hielo de unos 300 m con varios largos de 3/3+ y uno de 4/4+, y bastante segura ante riesgo de avalanchas. Desde la carretera, totalmente helada, divisamos el objetivo, bastante cubierto de nieve por las recientes nevadas. En un primer momento, buscamos otro objetivo menos "rostollós", una zona cercana con varias vías más cortas, pero después de la aproximación, vemos que las condiciones no son muy buenas.


Volvemos al pueblo de Aiguilles, donde hay unas cascadas artificiales de un largo y vías de dry-tooling, ideales para entrenar y pasar un día friki, pero Juan y yo preferimos volver a nuestro objetivo inicial. Así que vuelta al coche y en 15 minutos ya estamos otra vez en el parking de la gîte de la Monta. 


Aunque la aproximación es muy corta, tardamos casi media hora en llegar abriendo huella. El día es bueno, pero a final empezamos a las 12:00 del mediodía !...Los primeros largos no son difíciles. Los dos primeros los empalmo, en 60 m, pero tengo que ir limpiando la nieve casi a cada paso.

 






El siguiente, más vertical y de unos 40 m, de 3+, que Juan resuelve bien.

Ahora toca caminar unos 100 m por una rampa de nieve para llegar al inicio del cuarto largo, pero éste es tan fácil que seguimos al ensamble.



Ya hemos llegado al inicio del largo clave, de 4/4+ y unos 50 m. Como es vertical está limpio de nieve, pero ya se ve que no va a ser coser y cantar. Se aprecia que en los primeros metros el hielo no es franco y parece el tramo más difícil. Ciertamente, estoy encantado de que ya ayer Juan insistiese en que quería abrirlo. Mientras le paso el material Juan me dice algo que ya he escuchado en otras ocasiones, "Jose, esto está muy tieso !!". Risas.


Allá va Juan, mete un tornillo en la base de la cascada y en los primeros metros va gancheando, un segundo tornillo, no muy bueno, y sigue. Ahora el hielo es peor, y veo a Juan mirar el último seguro, que de repente se sale !...Su pierna derecha empieza a temblar,  cava un piolet, se cuelga de él, y consigue meter un tornillo salvador. Lo veía volando !..."Jose, creo que me voy a bajar". Mi respuesta no puede ser más tacaña: "Pero vas a abandonar algo?"..."Bueno, espera, descanso un poco y me lo vuelvo a mirar"...Vuelve a la carga, y esta vez sí que se saca el primer tramo. Luego una zona fácil y otro murito vertical pero ya de hielo bueno.



La vía casi está en la saca ... Yendo de segundo me doy cuenta de las dificultades y en la R no me queda mas remedio que felicitarle. 
Ya solo nos quedan dos largos de III+. Pero me siento cansado y empiezo a tener bastante frío. Ayer cené poco y en el desayuno tampoco he sido generoso con mi estómago, y ahora lo estoy pagando. Le meto al penúltimo largo, de unos 30 m, que sale sin problemas.



Y ya el último, un muro vertical cortito de unos 5 m.


En última reunión comemos algo y rápidamente, antes de que anochezca buscamos el camino de bajada, que pensamos, ilusos, será tan fácil como el de ayer en Ceillac. Apenas nos queda una hora de luz, pero por suerte hay algo de traza y la seguimos, primero en travesía bastante expuesta. Luego vamos  destrepando poco a poco, pero de caminar nada de nada. Acabamos haciendo dos rápeles de sendos arbustos, el último de noche, y después de extraviar mi frontal.

Al fin llegamos al coche, yo personalmente hecho trizas y sin energía, pero con el sabor de una buena alpinada .  En el pueblo de Aiguiles nos esperan Xavi y Uri con el lupulo reparador para cerrar un gran día.

Un abrazo a tod@s,
   Jose