martes, 3 de junio de 2014

Gali-Molero a Roca Regina

Zona: Terradets
Longitud: 500 m
Orientación: Sur
Grado: 6b+(V+) 
Equipamiento: semiequipada con parabolts y pitones. 
Material: 16 expres, aliens, camalots hasta el 3#, fisureros y estribo.
Aproximación: 15 minutos
Fecha: 31.06.2014

Larga, vertical, mantenida y directa. Son los primeros adjetivos que se me ocurren. Dibujando una línea de lo más evidente, la Galí-Molero surca de forma elegante la pared de Roca Regina, buscando fisuras, diedros, placas francas, con alguna chimenea al final. Únicamente una travesía en el largo once, espectacular y con ambiente, rompe la tónica rectilínea de la vía.  A partir de ese punto la retirada es delicada. Mención aparte merece el largo diez, un diedro desplomado donde no vale arrugarse y donde tendremos que justificar nuestra presencia en este templo de la escalada. Cuando acabamos, una visión maravillosa de los nevados Pirineos supone el final perfecto de la jornada. 

Reseña de Luichy, de lanochedelloro,con un par de apuntes personales
La Galí Molero fue la primera vía que se abrió en Roca Regina, en el año 1971, una impresionante tapia de 500 metros en Terradets. Más severa que su vecina les Bagasses, su perfil es más mantenido, hay pocos largos de regalo y no dispone de "feixes" de escape. 
Aún así, el grado obligado es casi siempre moderado,  y es posible equipar para artificial muchos pasos duros. La vía está semiequipada con parabolts y pitones, justo allá donde son necesarios. El resto lo tendremos que equipar nosotros. Para ello será menester un juego completo de aliens, amarillo y rojo repetidos, camalots hasta el 3#, y muy recomendable un buen juego de fisureros, pues entran "a cañón" en muchos pasos clave. Casi todas las reuniones son de un parabolt y un espit, excepto la R7 y la R16, que son en un árbol. Respecto a la roca es en general muy buena, aunque tiene algún tramo de roca delicada, sobre todo al final. 

Después de un primer intento fallido por culpa de una herida mal curada el día antes en Montrebei, esta vez vengo con la araña de Buenos Aires, Moira, con quien ya había comentado de intentar algún día esta vía. No las tengo todas conmigo, porque por la tarde dan riesgo de lluvia, y como nos pille después de la travesía, ...ejem.... Marcos "Decotator", por wahtsapp, ya me ha dicho que "pillaje fijo", y que lleve el móvil para el 112. 

Así que nos levantamos pronto y ya a las 6:00 salimos de Sant Cugat. La aproximación, de apenas quince minutos, ya la conozco, y a las 9:30 empezamos la vía. De momento el cielo es azul impecable y ni por asomo parece que vaya a llover.  Empezaré yo el primer largo, que también me lo conozco, e iremos alternando hasta que uno de los dos pida descanso.

El largo 1 se inicia en travesía en placa fina hasta llegar a una sabina, y luego un diedro fácil. Más arriba un par de pasos de 6a 
no obligados y con tres bolts nos llevan a la R.



El largo dos lo inicia Moi, donde sube por otro diedro fácil, luego travesía a izquierda, y un paso vertical de V a proteger y con buena presa, pero todavía mojado del día anterior, para llegar a la R. 



El largo tres se inicia en Ae, a la izquierda, y luego una salida de V+.


El largo cuatro que inicia Moi, sube en placa de V. De repente veo bajar el camalot rojo del 1#, como siempre sucede, a cámara lenta, hasta quedarse en la cima de un árbol. Tocará ir a buscarlo a la vuelta, espero que de día, y también espero que no lo necesitemos mucho. Moi acaba el largo con unos pasos de 6a no obligados y bien protegidos.


El largo cinco ya tiene más miga. Si no se quiere forzar en libre de 6c, habrá que colocar piezas entre las expansiones para poder progresar en artificial. Luego arriba otro paso duro y la reunión a la derecha. 



Largo 6: Moira sale a la derecha a buscar una placa de IV+, luego un pitón, y a la izquierda.



 Largo 7: es una placa muy lisa que en libre tiene que ser muy difícil. En Ae es fácil, luego salida en libre en V y reunión en un árbol. 


De momento el cielo despejado
Largo 8: los primeros metros se suben con la ayuda del árbol. Más arriba, un diedro limpio y luego travesía a izquierda.


Largo 9: largo de transición de III con roca suelta. Yo me equivoqué de R y elegí una previa de otra vía. 

Largo 10: es el largo estrella. Un diedro mantenido y desplomado de V+/6a , equipado con pitones, pone a prueba nuestras fuerzas después de 300 m de escalada. Los primeros pasos son fáciles hasta que veo un bolt arrancado. Miro arriba y veo un pitón lejano. Poco a poco llego a él, otro más lejos, pero buenos agarres, hasta que hago travesía a izquierda, primer bolt, y luego diedro más fácil. 




Largo 11: el cielo está muy nuboso. Comento a Moi qué hacemos; si hacemos este largo, bajarse luego será harto complicado. Seguimos. Moi de momento me deja el resto de la vía, pues piensa que en este terreno yo soy algo más rápido y hay que ganar tiempo. Los primeros pasos son por un diedro a la derecha, con dos pitones, que se pueden complementar con un fisurero. Luego a la derecha uso Ae para superar un 6b+. A continuación una espectacular y aérea travesía de unos 15 m en V, perfectamente equipada con bolts, cuya salida es algo más delicada. Cuando llego a la R ya están cayendo gotas.


Gran ambiente en la travesía
Largo 12 y 13: la lluvia aumenta en intensidad y la pared se torna oscura por el agua. De todas formas, estamos en una R con anillas, por lo que, a pesar de la travesía, tiene que haber una línea de rápeles por aquí. Decidimos esperar. Al cabo de media hora solo caen algunas gotas, y  salgo a probar, con la condición de que al mínimo indicio de resbalón vuelvo a la R. Los primeros metros son delicados, están muy mojados, pero la roca parece buena. Pronto encuentro un puente de roca a montar. Sigue vertical, pero con presas excelentes. Empalmo dos largos en 40 m y llego contento a la R13. Además está aclarando.



Largo 14: se sale a la derecha, y antes de una sabina, hay un paso duro que se puede asegurar con un fisurero grande. Luego enlazamos más sabinas por el diedro de IV+.




Largo 15: este largo es muy bonito y variado, a pesar de que en los primeros metros la roca no es muy buena. Si encima el sol ha aparecido, el plaisir es total. Salimos a buscar un diedro evidente a la derecha, limpio de seguros, hasta que llegamos a una pequeña chimenea, a la salida de la cual tenemos un bolt a la izquierda, y luego la R.



Largo 16: en el último largo, ya con el sol tostando nuestra piel, Moi se anima a abrir. Buscamos un A1e fácil a la derecha, para salir en libre por una espléndida placa de V, aderezada de pitones nuevos y relucientes. La R se monta en la cima en cualquier árbol.


500 metros bajo mis pies
La vía ya es nuestra. Una vía soñada hacía tiempo, y que solo la madurez y la experiencia nos ha permitido afrontarla con tranquilidad y seguridad.


Preciosas vista del Pirineo

Para bajar, seguimos un sendero que sale del final de la vía, y tomamos el desvío a la derecha, hasta llegar a un hito, que marca la dirección a seguir. Al cabo de un rato llegamos a unos cables que nos llevan al primer rápel, de 25 m. Nosotros lo montamos con una sola cuerda de 50 en doble, para no tener nudo, pues hay cierto riesgo de que se quede enganchado. El segundo rápel es de 45 m y totalmente volado. Luego seguimos el sendero hasta la carretera.


Un abrazo a tod@s,
   Jose