viernes, 28 de diciembre de 2012

Pirata Solitario a la Cinglera dels Esplovins

Vía: Pirata Solitario a la Cinglera dels Esplovins
Zona:  Oliana
Longitud: 325 m
Orientación: Sur
Grado: 6a+(V+)
Equipamiento: semiequipada con parabolts.
Material: 10 cintas, friends medianos, semáforo de aliens.
Aproximación: 60 minutos desde el parking de la ferrata
Fecha: 28.12.2012


Magnífica vía situada en la Cinglera dels Esplovins y abierta por el maestro Picazo. Perfectamente equipada con parabolts y pitones, y necesarios friends para complementar. La vía es muy variada, con placas, fisuras, diedros y desplomes, que nos hicieron disfrutar muchísimo. Lo mejor de la vía es su trazado, una línea casi vertical que surca al principio el lado izquierdo de una gran pirámide, y luego continua por otra segunda pirámide, para acabar en la cima por las placas finales. El tercer largo es el mejor sin duda. La caliza es excepcional, de un tono anaranjado en los primeros largos, y gris en los siguientes.



La vía la escalé con Xavi Rodríguez. Aproximamos por la bajada de la ferrata Regina. También es posible aproximar por la misma ferrata hasta el primer balcón. Luego hay que bordear el bsoque colgado hasta pie de vía, al que se acaba de llegar mediante una cuerda fija.






L1: este es un largo de tránsito hasta las dificultades iniciales, y no tiene nada de particular.



L2: largo de placa de V que sale en tendencia a la izquierda y luego busca recto la R al lado de un árbol.



L3: el largo estrella de la vía. Busca un diedro de caliza perfecta y anaranjada cuyo paso más duro es un 6a+, evitable en A1e. Luego afloja pero sigue siendo atlético. Hay una R opcional.




L4: otro precioso largo, fácil en IV+, que supera la segunda pirámide, con roca y agarre generosos.



L5: el largo se inicia en placa, al que sigue en terreno arbóleo, y luego un diedro algo difícil, cuya principal dificultad está al final, con algún paso de V+.




L6: este largo es también muy bonito, con una placa sensacional, protegida por una fisura a la derecha, y algún paso difícil rozando el 6a.


L7: este largo tiene su principal dificultad en la salida, que es explosiva, pues hay que superar un desplome. Al parecer había 2 pitones para superarlo, pero uno de ellos ha desaparecido, por lo que es preciso, si no se quiere forzar en libre, añadir un empotrador o dos en la fisura que raya el desplome. Luego el largo sigue bastante espectacular, con una escalada en cornisa ascendente que impresiona lo suyo, equipada con un bolt.



L8: el último largo es ya un trámite hasta la cima.



Contentos y con un paisaje embriagador.



Un abrazo a tod@s,
    Jose