lunes, 24 de junio de 2013

Barre des Ecrins por la Directa Coolidge

Vía: Barre des Ecrins por la Directa Coolidge
Zona: Alpes Ecrins
Altura: 4.101 m
Orientación: Norte.
Dificultad: AD (55º) y II+ para la arista Oeste
Material: 8 cintas, 5 tornillos de hielo, juego friends medianos, semáforo aliens, 3 pitones, 1 estaca, 1 flauta y cuerda de 40 m más cordino de rápel.
Aproximación: 5 horas desde Refugio Glacier Blanc hasta la rimaya de acceso al corredor.
Fecha: 23.06.2013



Comienza el verano y como siempre en los últimos años, huyo del ruido de Sant Joan para buscar el silencio mineral de las grandes montañas. Qué mejor macizo que el de los Ecrins, con paisajes bellísimos y montañas para todos los gustos, ausente de teleféricos y donde la forma física juega un papel fundamental.
Es la cuarta vez que vengo y nos hemos propuesto la cima más alta del macizo, la Barre des Ecrins, de 4.101 m., ascendiendo la parte final por la directa Coolidge, que surca de forma elegante la pala Norte, y después bajar por la arista Oeste. 
La cima fue ascendida por primera vez por el gran Edward Whimper, acompañado de los igualmente célebres Michel Croz y Christian Almer, en 1.864. La variante que hemos elegido fue escalada por vez primera por el americano William Coolidge en 1.870.
La hemos organizado como una actividad de sección del club Cordada y me acompañan Gerard F , Jose S, Juan L y Marc U.
Así que salimos de Sant Cugat a las 4:30 el sábado y llegamos al parking de Pre de Madame Carlé a las 12:30. 


Después de una fuerte discusión sobre qué material llevar, porque Jose S. y yo queremos subir con lo mínimo, Gerard y Juan más por los "si aca" y a Marc le da igual, al final subimos una cuerda de 40 m simple y otra de 50 m para montar una segunda cordada por si acaso.
Hemos reservado en el refugio de Glacier Blanc, a 2550 m, pero la idea es preguntar si hay sitio en el de Ecrins, a 3.150 m, y ahorrarnos aproximación para mañana. La aproximación es muy bonita y en 2 horas nos plantamos en el refugio Glacier Blanc, donde nos dicen que el de Ecrins está lleno. O sea, a madrugar mañana !... 




Foto de la bota ya al día siguiente
Para más inri, las Koflach de Marc han muerto de vejez y podemos tener la primera baja. Por suerte el guarda del refu, muy amable, le presta unas que le sirven.




Antes de cenar decidimos un poco el material para mañana, hacemos una cerveza, cenamos y a las 19:00 a dormir, porque el despertador lo hemos puesto a las ..... 00.00 h !...Tenemos 1.660 m de desnivel y luego una bajada técnica por la arista, además de nieve blanda en la bajada del glaciar.

Gerard, Jose S y Juan 

Preparando el material
Las 00:00 h !... vaya madrugón, ni para el Montblanc me he levantado nunca a esta hora, así que salimos en silencio de nuestras literas. Está claro que nadie se levanta con nosotros. Desayuno rápido y bastante decente, y ya a la 1:00 empezamos a caminar con los crampones puestos.





El cielo esta absolutamente estrellado y no hace nada de frío. El silencio es absoluto, a excepción del ya clásico rechinar de los crampones en la nieve y el tintineo del material que nos cuelga del arnés. Para colmo, tenemos una luna llena que ilumina tenuemente todo el paisaje que nos envuelve.

                                
  
A las 2:45 llegamos bajo el refugio de Ecrins e iniciamos la travesía del Glaciar  Blanc, que nos conduce ganando poca altura al inicio de la vertiente Norte, donde se inicia propiamente la ascensión. La nieve ya está más dura y la progresión se hace más rápida y a las 3:45 llegamos a las primera pala. Parada técnica, sacamos la cuerda de 40 m y nos encordamos los 5, porque aquí las grietas ya son peligrosas. Al poco de subir vemos una hilera interminable de frontales que han salido del refugio de Ecrins.





La ascensión se hace dura pero todos tenemos que caminar al mismo ritmo. El primer tramo es el más peligroso, pues una barrera de seracs se alza sobre nosotros. Por suerte, es de noche todavía y no la vemos. Una vez superada por la izquierda empieza a clarear y ya observamos con nitidez la pala norte final. Algunos franceses que suben esquiando nos están atrapando, pero nuestro ritmo es bueno, así que poco después de amanecer alcanzamos la rimaya de acceso al corredor.




Aquí empieza ya la fiesta. Estamos a unos 3.900 m y a varios de nosotros nos duele algo la cabeza por culpa de la altura. Mi experiencia me dice que es algo pasajero y que pronto remitirá. La rimaya se ve fácil, pues hay mucha nieve acumulada en ella. Así que mis compañeros me pasan todo el material (friends, tornillos, estaca y flauta) y empiezo a subir con mis amigos detrás al ensamble.



La progresión resulta fácil pues la huella está hecha. No así el aseguramiento, porque la nieve no es lo suficientemente consistente. Por suerte, pronto me doy cuenta que un palmo bajo la nieve yace una capa de hielo perfecta para meter tornillos.




Vamos ganando metros rápidamente y montamos únicamente una reunión para traspasar material. La vía empieza a poblarse de escaladores, y algunos guías no adelantan sin muchos miramientos. Por fin, a las 7:45 hacemos cima, radiantes de felicidad aunque bastante cansados.


 


Pero ahora viene lo más difícil, el descenso por la arista Oeste. Bajar por donde hemos subido lo descartamos porque hay mucha gente y ello lo hace más peligroso, así que por unanimidad optamos por esta arista. Aunque en grado (máx II+) no es complicada, por contra es muy aérea, es de bajada, es en mixto y está prohibido el más mínimo error. 







Poco a poco vamos perdiendo metros. Intento tener especial cuidado en asegurar porque vamos al ensamble 5 personas y el último de todos, Juan, tiene que destrepar sin cuerda por encima. El patio a la izquierda es monumental, con más de 1.000 de caída casi vertical. A mitad de cresta viene un trozo espectacular, pues hay que descender en bavaresa sobre el mismo filo rocoso de la cresta. 







A las 3 horas de cresta, llegamos al rápel. Para llegar a él hay que seguir la cresta hasta el final. Se encuentra un primer rápel que debemos obviar; detrás escondido hay otro que nos deposita directamente en la brecha entre la Barre y el Dom de Neige. Hace unos 30 m y tiene 2 pitones.




Se acabó lo mas complicado!...Son las 11:15 y la nieve empieza a estar blanda. Ahora solo toca bajar.


Vista de la cresta que hemos descendido
En el centro de la pala está la Directa Coolidge 
Glacier Blanc desde 3.500 m
La Meije


Gerard antes de llegar al refugio
A las 14:45 llegamos el refugio, nos tomamos un más que merecido descanso y luego en algo más de 1 hora ya estamos en el coche. Antes entablo amistad con un nuevo compañero de aventuras.


Han sido más de 16 horas seguidas de actividad, pero ha valido la pena !...Gracias amigos por hacerme disfrutar estos 2 días !...