jueves, 27 de agosto de 2015

Allain - Leininger Directa Sur a la Meije

Zona: Alpes - Écrins
Longitud: 800 m
Orientación: Sur
Grado: MD, V+
Poco equipada con pitones
Material: 12 cintas, aliens y friends hastas el 2#, fisureros, un par de clavos, piolet y crampones
Aproximación: 1 h desde el vivac, 4'5 h desde La Berarde
Fecha: 07.08.2015
Este verano he confirmado definitivamente que los planes de montaña se diseñan para no cumplirse. Después de un par de semanas comentando con Jose S. las actividades posibles en Chamonix para principios de agosto, un mensaje de Josep E., nuestro amigo y maestro, en este orden, nos anima a acompañarle a escalar la Meije, concretamente el Grand Pic, en el macizo de Ecrins. Dado que sospecho que no será por la vía normal, recabo más información y le pregunto si no será la Allain-Leininger o Directa Sur. En un momento mis sospechas quedan confirmadas. Como nos gusta la guerra, aceptamos sin demasiadas dudas.
 


La Allain-Leininger es una de las vías mas fáciles de la cara Sur de la Meije, pues en principio no pasa de V+ obligado. Pero varios factores  influyen en que de fácil, al menos para mi, no tiene nada. Primero la magnitud del recorrido, de unos 800 m, hacen que que la velocidad sea esencial. Además tendremos que bajar por la vía normal, un AD de Alpes, que nos puede llevar varias horas. El plan  era descender haciendo la travesía integral, pero el derrumbamiento del túnel que lleva a la Grave nos lo impide, pues la vuelta en coche serían más de 200 km. La altura también influye, pues la escalada se inicia a unos 3.200 m., y si no estás aclimatado, como es nuestro caso, pues a sufrir. Luego el equipamiento es más bien escaso, solo algunos pitones repartidos por la vía. Por último, hay tramos con roca a vigilar, aspecto que comprobaremos más tarde. Aquí va un mapa de las vías de roca de la sur de la Meije, para que alimentéis vuestros sueños:
La idea es hacer dos cordadas. La primera Josep y Selene, y detrás Jose S. y yo. Con cuerda de 50 m cada cordada, con lo que en los rápeles tendremos que actuar de forma coordinada. Si Jose S. y yo tenemos algún problema, siempre tendremos al 'mestre' para que nos eche una mano !...Salimos Jose S, Selene y yo a las 4:00 AM de Bellaterra, y a las 12:00 nos encontramos con Josep en Bourg d'Oisans, después de 700 km.  Luego a la Berarde, y de allí iniciamos la aproximación con el material de vivac y de escalada. Al cabo de un rato vemos ya la pared.


 
 
Después de más de cuatro horas llegamos al emplazamiento de vivac, a los pies de la arista de Promontoire, no muy lejos del refugio. Perplejo, descubro que mi esterilla hinchable se ha pinchado. Hoy tocará dormir duro. Cena rápida y a las 20:00 ya estamos durmiendo.
 
 
 
Toque de corneta a las 2:00 h y a las 3:00 salimos hacia el glaciar. Al cabo de 15 min nos encordamos y nos ponemos los crampones.
Encontrar el inicio de vía no parece fácil, pero llegamos a una rampa que tiene buena pinta al principio. Además la rimaya está muy fácil. 

 

Después del primer largo quedamos empapados. El agua del glaciar Carré parece que chorrea hasta aquí, y hasta que no viramos a derecha no evitamos el remojón. Al cabo de tres largos salimos a unas terrazas fáciles. Ya hay claridad, y observamos dos cordadas que han debido salir del refugio, una de franceses y otra de italianos, y que en breve nos alcanzarán. Aquí la gente está muy fuerte !.




Enseguida llegamos al inicio de las dificultades y nos calzamos los pies de gato. Después de la cordada de Josep y Selene, sale Jose S. hacia el diedro. Monta R al cabo de 40 m y salgo yo. Cuando llevo unos 5 metros me desequilibro y caigo unos 8 metros por culpa del chicle de la cuerda, con péndulo incluído. Porrazo en el trasero. El hematoma me durará dos semanas. Llego a la R, jeje...es de un solo pitón. Ahora sigo yo. Continua por otro diedro, de V/V+. Vaya con el grado. O es la altura, o el peso de la mochila, o estoy flojete,...pero monto R resoplando. Los italianos nos pasan a toda velocidad. El que va de primero va tan sobrado en el V que no pone nada en 30 m.





Dos o tres largos más por diedros muy verticales nos llevan a una plataforma antes de un largo de travesía ascendente de V+.







Hay cola. Vemos a los italianos pasar el tramo central en A1 (sic). Luego va Josep, primero en libre y luego también en A1 (no era V+?). Lo vemos desaparecer por el diedro final. De repente un ruido. Vemos a Josep volar, por detrás de él un gran bloque de un metro y otro más pequeño. Queda colgando en el vacío. Le ha parado el italiano que iba de segundo. Miro a mis compañeros. Están pálidos, como yo seguramente. El vuelo, bestial, ha sido de al menos 15 m. Una presa le ha saltado  y el bloque debe haberse arrancado en la caída. Después del susto remonta y acaba el largo. Cuando me toca aprovecho  los seguros que nos ha dejado Josep y acabo el largo combinando libre y artificial.






Después de unos largos más fáciles, nos topamos con más dificultades, por encima quizás del V+. Además, vemos algunos espits. Puede ser que nos hayamos salido de la vía. Otra vez Josep nos deja algún seguro puesto para que Jose y yo no nos retrasemos mucho.


La verdad es que estamos cada vez más cansados. Selene se queja de que es la única que está escalando con botas,  yo llego a las R's ahogado y Jose S. no dice nada. Al cabo de un rato llegamos a la vira que da acceso al glaciar Carré. Son las 14:00 y llevamos unos 600 m de vía. Lo que sigue no está nada claro. Otra vez debemos estar fuera de vía.



El escape está al lado, pero Josep decide probar por el diedro fisurado que vemos.  Monta R al cabo de un rato porque se ha quedado sin material. Comenta que mejor retirarse ahora ya que este largo era muy difícil y lo que viene seguramente más, y no es cuestión de quedarse con todos los boletos del vivac a pelo. 

Como ha subido con una sola cuerda me aseguro a ella, y subo con la otra para que Josep pueda rapelar. Vaya larguito, me cuesta un mundo llegar a la R. A la noche miraremos una reseña y sabremos que es 6a, y aquí pica todo más.



Poco después estamos ambos en la vira. Nos encordamos los cuatro y atravesamos el glaciar por la parte inferior. Es impresionante. Aunque cada vez está más menguado, parece increíble que persista este glaciar a 3.700 m en plena cara sur.



Poco después llegamos a los rápeles de bajada por la "vía normal". Con cuerdas de 50 m nos ahorraremos algunos. En uno de ellos se engancha el nudo y sube Josep por la cuerda a solventar el problema, pero afortunadamente vemos a los italianos de antes que  bajan de la cima y nos desencallan el problema. 





Después de una amplia terraza y un par de rápeles, toca destrepar por terreno delicado y expuesto. Ahora vamos más rápidos, pero las horas pasan volando, hasta que encendemos los frontales, y poco después, un último rápel nos deja en el refugio de Promontoire, a las 22.30 h.



El guarda, muy amable, nos deja tomar un lúpulo reparador a pesar de la deshora. Miramos reseñas y vemos donde nos podemos haber desviado. Comentando la jugada, acordamos que la crónica se llamará "el vuelo del abuelo".

Y al final, por fin, a las 00:00 volvemos al vivac !. No hemos acabado la vía, pero estamos muy satisfechos. Hemos escalado gran parte de la misma, hemos hecho largos bonitos y difíciles, y hemos tomado la sabia decisión de bajarnos en el momento oportuno.  Además la bajada ha sido segura y sin contratiempos serios. Lo único malo es que me vuelve a tocar dormir en el p...suelo. Nunca más esterillas hinchables.
Gracias compañeros por compartir este día !...y sobre todo gracias a Josep por hacernos posible llegar hasta casi el final.

Un abrazo a
tod@s,
    Jose