domingo, 7 de junio de 2015

Delfos a la Paret de Catalunya

Zona: Montrebei
Longitud: 415 m
Orientación: Oeste
Grado: V+ 
Poco equipada con pitones
Material: 12 expres, aliens, camalots hasta el 3#, tascones
Aproximación: 1 h y cuarto (si no te pierdes)
Fecha: 30.05.2015

Recibo una propuesta irrechazable por parte de Moira para el sábado, la Delfos en la Paret de Catalunya en Montrebei. No he escalado casi nada en Montrebei, y sería mi segunda vía, después de la Santiago Domingo, pero ya me han dicho que ambas no tienen nada que ver una con la otra. A pesar de ser asequible en grado, hay muy poco equipamiento, el que hay es a base de pitones, y he leído hay tramos perdedores. Además, arriba la roca se vuelve algo dudosa. Adjunto el croquis de Luichy y el de Albert Castellet, éste último el que más seguimos al final de la vía, con el itinerario que seguimos nosotros.


 
En vez de salir el viernes, nos tenemos que conformar con madrugar, y a las 5 de la mañana salimos de Sant Cugat hacia Àger,
pues el día promete largo. Ya en el pueblo,  a las 7:15 h, solo pensamos en el momento más relajado del día, el desayuno. Pero...maldición !...está todo cerrado !...A duras penas, y después de llorar un poco, nos dan una coca en un Forn de Pa.
Llegamos al Parking desde Àger. No hay nadie. Estaremos hoy solos en toda la pared ?.
Preparamos rápidamente el material: llevamos juego completo de friends hasta el 2#, repitiendo 0,75# y 1#, además de un juego de tascones que usaremos más de una vez. Echamos en falta luego el 3#, además de pitones. El estribo va también dentro, pero al final no lo usaré.
 

Las vistas de la pared impresionan. Muros verticales anaranjados, cortados por diedros interminables y escoltados por espolones imponentes.Tomamos el sendero de acceso que sale a la derecha del parking. Al cabo de media hora el sendero empieza a bajar de forma proncunciada, y la pared va cambiando de orientación. En teoría tenemos que alcanzar una ancha vira desde la cual se accede a la vía. Ya bastante abajo vemos un canalón que sube en diagonal con una cuerda fija, pero bajamos más hasta que vemos otro más fácil, también con cuerda. Una vez en la vira, empezamos a subir y observamos unas placas grises, que deben pertenecer a la Delfos.

 

Aunque es fácil, nos encordamos y hacemos el largo  de acceso a la R0, donde hay pintado un sol.


 
Primer largo, de diedro, muy bonito y fácil de equipar. Hay un pitón. Arriba se vuelve terroso. R de pitones montada.


El segundo largo es una placa, otra vez de buena roca, donde hacia la mitad hay una variante por una fisura, creo que de 6a. Es más fácil seguir recto y luego travesear a derecha para montar R en un árbol. Largo limpio.

 
  
Los largos tres y cuatro según el croquis de Luichy los empalmamos. Empieza por una travesía espectacular, protegida por un pitón. Cuando llegamos a la R opcional (3 pitones juntos) tiramos recto arriba , primero vertical y luego más fácil, hasta un árbol donde montamos R.

 

El largo cinco, muy estético, y sobre roca anaranjada, va en diagonal a la izquierda. Aquí es preciso buscar el camino más fácil.
Se va viendo algún pitón. La R son dos o tres pitones, colgada ya y con cierto ambiente.




El largo seis, afortunadamente para mi lo abro yo. Precioso, en V, también sobre roca anaranjada. Salgo recto arriba y coloco un friend para proteger la R y voy a buscar un pitón a mitad de largo. A continuación supero un muro vertical para llegar a una terraza , y continuo a la izquierda. Aquí decido empalmar con el largo siete, una travesía fácil, pues no encuentro una R clara, y  a pesar del roce, consigo llegar a una R de dos pitones, al pie de un diedro con vegetación.

 
 

  
El largo siete sube por el diedro y al cabo de diez metros gira a izquierda por terreno más fácil. Montamos R en árbol.


A partir de aquí yo creo que la vía sube de dificultad considerablemente, y más bien seguimos el croquis de Albert castellet. El largo 8 lo inicio con un pequeño embarque, pues en vez de meterme por el diedro, encaro la fisura que tengo delante. Al darme cuenta de mi error, corrijo el itinerario en travesía, y ya por el diedro, escalo los metros más difíciles hasta el momento de la vía. Hay un par de pitones hasta que monto en R en un pitón y refuerzo con un friend, creo que es la R8 de Luichy.

 
 
 

 El largo 9 sigue la misma tónica de diedro, con pasos muy bonitos y algo técnicos, pero es algo más fácil. La R está pitonada a unos 30 m, y corresponde creo a la R7 del croquis de A.C. El largo está limpio.
 
 
En el largo 10, intenté seguir la reseña de A.C., pues decidimos salir por su variante, pero creo que hicimos nuestra propia salida.
La he dibujado en otro color en su croquis. Después de salir de la R hay unos pasos extraplomados pero de muy buena presa. A continuación seguimos en diedro hasta que éste se cierra y salimos por la izquierda. Después, las dudas. Vuelvo a entrar al diedro después de un árbol, pero veo que se vuelve a poner demasiado difícil. Será un embarque ?. Retrocedo y sigo en placa, con roca dudosa. Al cabo de 50 m monto R en un árbol. Estoy agotado por el roce de la cuerda.



En el largo 11 Moira sale en diagonal a izquierda, pues le digo que hay que alcanzar el diedro que marca la reseña. Ve un espit delante suyo !...Tira para arriba otra vez por roca dudosa y al cabo de 30 m monta una R en otro árbol.

 
 El largo 12, que también abre Moira, no tiene sentido salir recto por arriba, demasiado difícil. Travesea a izquierda hasta que alcanza el diedro que estábamos buscando, también de roca dudosa. Moira se asegura cada paso y equipa siempre que puede. Mientras, hago una foto al vacío. Más de 400 metros nos separan del suelo.
Al fin, alcanza el término de la vía  monta R en una encina.
 
 
 
Este último tramo nos lo hemos tomado con calma y se nos ha hecho un poco tarde. Foto de cima y a bajar. Bueno, primero subir dirección Este hasta la cima de la pared.
 
 
En media hora llegamos al hito que  indica el sendero de descenso.
 
 
 
Y ya casi en el coche, un increíble anochecer con la Pared de Aragón ocultando nuestra estrella. Sólo por momentos como éste vale la pena escalar.
 
 
Un abrazo a tod@s,
      Jose